LA IMPORTANCIA DE LOS ESPACIOS DE JUEGO

La diferencia entre jugar en un patio de colegio de cemento y jugar en un espacio en la naturaleza, lleno de materiales y elementos de juego es increíble. Observar a los niños moviéndose libres, explorando, descubriendo sus infinitas posibilidades, creando las más hermosas posibilidades de juego, colaborando entre ellos, jugando en tribu…

Un espacio de juego exterior que promueva el libre movimiento, que contenga áreas para que los niños jueguen solos y en grupo, que fomente el desarrollo de la imaginación y que esté básicamente construido con materiales naturales es el mejor espacio donde un niño puede jugar.

 

 

 

Es muy importante que haya una gran variedad de texturas para jugar, experimentar y crear: tierra, piedras, palos, agua, hojas, flores, maderas…Y que haya también varios elementos de motricidad para estimular las distintas posibilidades motrices del niño. El desarrollo de la motricidad es la base para el desarrollo físico, intelectual y emocional y, por eso, es tan importante que los niños se muevan, conozcan su cuerpo y tengan conciencia del espacio. Eso les va a ofrecer una seguridad emocional en su vida adulta, que siempre les acompañará.

Estos espacios, si están bien organizados, aumentan las posibilidades creativas de los niños y les ofrecen un mundo de posibilidades infinitas en el que jugar horas y horas.

Poleas, columpios de escalera, puentes de madera, troncos gigantes, árboles en los que poder trepar y hacerse cabañas, mesas de experimentación para mezclar distintos materiales y elementos de la naturaleza…Si tienen un ambiente preparado ellos se sentirán seguros y jugarán seguros.

Sobre el Autor: pura vida

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.